Cómo aumentar la libido a partir de los 40

aumentar libido a partir de los 40

Aumentar la libido a partir de los 40 no es imposible. Cuando somos más jóvenes, creemos que la excitación sexual siempre va a ser idéntica a otras épocas pasadas, sin importar la edad o nuestra situación personal. Sin embargo, a partir de los 40, es posible notar una clara disminución, por lo que debemos hacer un esfuerzo extra para mantenerla.

Aquí, te traemos algunas opciones que podrán ayudarte a mantener la libido sin importar la edad que tengas:

Masajes eróticos

En sitios como https://felinamassage.com/es, te atenderán auténticas profesionales que sabrán llevarte al mismo cielo usando sus técnicas exclusivas de masajista erótica. Masaje tántrico, para parejas, ménage a trois, cuerpo a cuerpo, nuru, sensitivo, prostático, a cuatro manos, lingam… Las posibilidades no son pocas, precisamente.

Más y mejores preliminares

El coito en sí es muy placentero, pero darle más protagonismo a los juegos preliminares, a dedicar más tiempo a  nuestras zonas erógenas, puede multiplicar las sensaciones que nos ofrece. Por lo tanto, vale la pena recordar que la penetración no es el centro de todo.

Sexo oral para aumentar la libido a partir de los 40

Una de las prácticas estrella, que mejor nos puede hacer sentir en cualquier momento. Además, puedes aumentar el placer durante el mismo con algunos trucos, como beber un refresco o una bebida dulce antes de llevarlo a cabo. Con este tipo de bebidas, la lengua se vuelve más suave y produce más saliva, por lo que ambos detalles te ayudarán a aumentar el placer de tu amante.

Lubricante para todos

Muchas mujeres no lubrican correctamente a partir de los 40, aunque también intervienen factores como el estrés. Sin embargo, el uso de lubricante puede ayudar a solventar este problema por completo.

Fuera tabúes

Hay que innovar en cualquier ámbito, y el sexo no es una excepción. De hecho, si tienes alguna fantasía sexual por cumplir, lo ideal es que lo hables con tu pareja o amante y tratéis de hacerla realidad.

La cama no lo es todo

Relacionado con la necesidad de la innovación, hay que recordar que practicar sexo en lugares que no son la cama también puede ser muy excitante. En la bañera, contra la pared, en una mesa –siempre y cuando vaya a soportar vuestro peso-, en el sofá…

Al final, se trata de encontrar nuevas sensaciones que puedan aportarnos placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *