Técnicas de masajes eróticos para juegos preliminares

masajes eroticos

Recuerdo la primera vez que le di un masaje erótico a una mujer. Era bastante joven y estaba realmente nerviosa, casi abrumada cuando se quitó la parte superior y se tumbó en el sofá. Ella era un poco tímida, así que se recostó sobre su frente y aún recuerdo cómo saltó su cuerpo cuando puse mis manos sobre ella. Estaba realmente fuera de mi zona de confort también y mis manos comenzaron a temblar cuando mis dedos hicieron contacto con su espalda desnuda.  Casi media hora más tarde, se puso la parte superior y la llevé a la estación.

Todo el camino me preguntaba dónde me había equivocado, después de todo, había hecho todo bien, ¿no? Fue entonces cuando decidí pedir consejo a uno de mis amigos, especialista en masajes para parejas en Barcelona. Apenas había terminado la mitad de mi descripción antes de que él me mirara incrédulo y me dijera: “¿Pero le pusiste pasión?”. Y eso me hizo darme cuenta de hay todo un mundo de diferencia que separa un agradable masaje de espalda de un masaje erótico.

Técnicas de masaje erótico

Entonces, ¿cuál es la diferencia? De hecho, las técnicas utilizadas tanto en el masaje de espalda como en el masaje erótico son similares. La diferencia clave es tu actitud. Si bien un masaje no erótico requiere de una técnica, un masaje erótico sin ninguna técnica puede ser un éxito si hace que el receptor se sienta más sexual después.

La razón por la que me equivoqué tanto hace tantos años fue porque olvidé que el propósito principal de un masaje caliente y erótico era el mismo que cualquier otro tipo de juego previo: darle una muestra de cómo sería el sexo conmigo.

zonas erogenas

Esta es la otra clave para este tipo de masajes, ya que es una forma de juego previo en el que querrás utilizar las mismas técnicas que usarías si estuvieras dando otro tipo de preliminares:

  • Acerca tu mano a una zona erógena, pero luego muévela sobre ella sin tocarla. Esta ruptura con lo que está esperando la hará estremecerse de anticipación.
  • Busca zonas donde tenga mucha sensación. Cualquier área que tenga una gran cantidad de terminaciones nerviosas harán que se estremezca al tacto. Toda la longitud de la columna vertebral, las axilas, los lados de los senos y el cuello son erógenas.
  • Sus senos y clítoris pueden tocarse cuando menos lo espere. La provocación es tan importante como cualquier otro elemento.
  • Hacer círculos lentos que se hacen cada vez más pequeños, moviéndose hacia su pezón o clítoris es una gran manera de mantener el toque y provocarla.
  • Muéstrele tu técnica oral succionando, lamiendo y mordiendo suavemente su columna vertebral o la parte sensible de su cuello. Esto debería ser un indicio de lo que está por venir.

Y en esto consiste básicamente un buen masaje erótico como juego preliminar a una buena sesión de sexo. O para nada más. Puede ser tan plancentero que no necesite de más actividad. Espero que mis consejos te sirvan para evitar los errores que yo cometí en mi primera vez.