Los tipos de vaginas que puedes encontrar

Todos los cuerpos son distintos y tienen su propia belleza. Y, del mismo modo que no todos los penes son iguales, tampoco lo son las vaginas. De hecho, podemos diferenciar diferentes tipos concretos.

Si has tenido muchas parejas sexuales femeninas, o si quieres ir a comparar a una casa de putas en Sabadell, encontrarás que es así: algunas vaginas se parecen hasta cierto punto en determinadas características, mientras que otras no tienen nada que ver entre sí.

De hecho, podemos diferenciar algunas formas concretas:

Ojo cerrado

Se trata de un tipo de vagina ligeramente estrechas, y parecen cerradas porque los labios mayores son más grandes que los menores. Se considera la más estética, pero también es de las menos comunes.

Mariposa

Es el tipo más común de todos. Los labios menores sobresalen entre los mayores y se abren por encima de ellos. Otras personas hablan de una forma de cortina, por los pliegues que se ven.

Tulipán

Es otra de las formas más comunes. Los labios menores son ligeramente visible entre los mayores, aunque están cubiertos en su mayoría, y esto puede recordar a los pétalos de un tulipán.

Herradura

En su parte superior, los labios menores son más grandes que los mayores, y estos están un poco más separados que la mayoría, lo que hace que el labio interno quede visible. Pero en la parte inferior, los labios mayores son más grandes, por lo que en esta zona, los menores no son visibles. En definitiva: tienen una forma similar a una herradura.

Percebe

También conocido como “cisne”, este tipo de vagina muestra unos labios menores más grandes que los mayores, lo que hace que los primeros sean visibles, con un clítoris de gran tamaño que sobresale y se deja ver con facilidad.

Llama olímpica

Este original nombre hace referencia a la forma dada por un clítoris con un capuchón de mayor tamaño que el órgano que lo recubre.

 

Estas son las principales formas que puede presentar una vagina. ¿Has sabido diferenciar alguna de ellas en encuentros sexuales?